Desmanagement

Posts Tagged ‘gestión

SIMEONE_MANAGEMENTDiego Pablo “Cholo” Simeone ha logrado la consecución, 18 años más tarde, de un título de Liga Española (Liga BBVA) para el Atlético de Madrid, equipo al que ha conseguido clasificar subcampeón en la final de la Champions League 40 años tras su última y hasta ayer, única, clasificación malograda.

La Liga se la ha ganado al Futbol Club Barcelona, absoluto dominador del fútbol continental durante la última década, en la última jornada, frente a sus 100.000 espectadores, en su campo, tras lesionarse dos de sus principales jugadores (Diego Costa y Arda Turán) y recibir un golazo en contra. Épica.

Como épico fue ganarle el año pasado, también un 17 de mayo, también bajo la batuta de Simeone, al Real Madrid de Mourinho, también en su campo, también contra pronóstico, 17 años después de la última victoria contra ellos.

También cabe calificar de imperial el ganar dos copas Europa League (la segunda con el Cholo) y dos supercampeonatos de Europa, ganando en ambos, en Mónaco, a dos campeones de Europa marcados, aunque no entrenados, también por Mourinho, el Inter de Milan y el Chelsea.

Menciono doblemente a Mourinho pues en los últimos años ha estado presente en la gala del Balón de Oro, siendo ganador y finalista como mejor entrenador del mundo, gala a la que olvidaron invitar a Diego Pablo Simeone.

La victoria no es casual. Igual que el éxito empresarial no lo puede ser. La victoria, o el éxito, o incluso el mantenimiento de un ciclo como el que (dicen) del Barcelona ha puesto broche el Atleti, que sería correlato de mantener un liderazgo de mercado, depende, y mucho, de factores de gestión. Y el caso del Cholo Simeone es aún más paradigma de esta verdad empresarial, dado que ha conseguido alcanzar la cima y pasearse por la cima con un equipo cuyo valor de mercado es diez veces inferior al de otros colosos españoles y europeos.

Valor de mercado

El coste y valor de mercado delos activos principales (los jugadores) del Atlético de Madrid es el siguiente, según cálculos de Futbolfinanzas:

Cuadro-Atletico

Sin tener en cuenta a los jugadores Courtois y Sosa, cedidos por otros equipos, el valor de mercado de estos activos es de 256 millones, y procede de inversiones de 79,05 millones, muchas de ellas dirigidas u optimizadas en la época de Simeone (quien obviamente interviene en los fichajes).

Particularmente interesante es el caso de Diego Costa, que hubo de sustituir al jugador franquicia del club, Radamel Falcao, que marchó, como tanto otros (Kun Agüero, Forlán, Fernando Torres, Vieri, Hasselbaink), buscando clubes económicamente más poderosos donde demostrar su valía. Costa, lesionado en las dos últimas finales, está llamado a ser el jugador franquicia del segundo mundial de la selección española, gestionada por otro gran manager del fútbol, Vicente del Bosque, como antes por otro aún más grande, Don Luis Aragonés.

El 9 de mayo de este mismo año se conocía que, por primera vez, el ranking de la prestigiosa revista económica Forbes situaba a dos clubes españoles como los más valiosos del mundo. Se trata de los dos clubes a los que el Atlético de Madrid de Simeone ha dejado atrás en la Liga, Real Madrid (3.444 millones) y Barcelona (3.200 millones).

El Atlético Madrid no aparece en ese Top 10 y me atrevo a decir que mucho más abajo, por la espectacular diferencia de ingresos, que se agranda cada año merced a un reparto espúreo de las cuotas por emisión de partidos en pay-per-view, mucho más injusta en la liga española que en cualquier otra liga continental, como la Premier.

Esto hace de la gestión del Cholo Simeone una lección hercúlea de management, con retornos espectaculares en el tramo deportivo, económico, social y humano. Éstas son a mi juicio las diez claves de uno de los mejores gestores de personas en el mundo:

  1. El equipo frente al individuo. Porque “los individuos resuelven partidos y los equipos los ganan”. Como escribe Bill Masterson, la autoridad la otorga el equipo que cree en su persona, no al revés.  “El grupo tiene que estar contigo, tiene que creerte. Si duda de ti o desconfía, las piedras empiezan a aparecer en el camino”. Y, sobre todo, nadie es más importante que el equipo.
  2. El esfuerzo no se negocia. Como argumenta la APD, los tres pilares de la gestión cholista son el ESFUERZO, el TALENTO y la CONFIANZA. El talento nunca sustituye al esfuerzo, y sólo contribuye al éxito si se pone a disposición del éxito colectivo. “Hay que ir para adelante, trabajar, estar juntos y trabajar más. Si no alcanza el 100%, dar el 110%, si no alcanza el 110%, el 120%. No hay otro camino”. El esfuerzo, amigos, es la magia que transforma los éxitos en realidad. Por eso el conformismo y la pasividad no se toleran en el cholismo. Como dijo Nelson Vivas, amigo personal del Cholo Simeone, “sólo en el diccionario éxito va antes que trabajo“.
  3. Partido a partido, final a final, la filosofía del Cholo, como cuenta en este vídeo,  “como hace el doctor que opera, que tiene que pasar por la anestesia, después el cirujano… el arquitecto es lo mismo, cuando uno empieza a hacer una casa por los cimientos, las columnas que sean fuertes; luego el que paga quiere que esté todo listo, que sea una casa hermosa, pero para ser una casa hermosa, si las columnas no están fuertes y los cimientos no son buenos, no hay futuro”. En el fondo, y como declaró a comienzos de año, “partido a partido es la vida de cualquier persona en la calle. En realidad, es el día a día. Y nos vemos reflejados en mucha gente de la sociedad, que tiene que pelearla y luchar para remar. Nosotros tenemos que remar. No podemos aislarnos de esto, en cuanto lo hagamos, nos quedamos con posibilidades de poco”. Es, en el mundo empresarial, el proyecto a proyecto, paso a paso, el objetivo sucesivo, que facilita quitar presión frente al reto final. Como dice jobandtalent en la revista Forbes, “ha ido troceando un objetivo que podía parecer imposible en pequeñas dosis de realidad”. Juega cada partido, cada proyecto, cada día que te levantas para ir a tu empresa, cada momento con tu familia, como si fuera el último.
  4. Si se cree y se trabaja, se puede. Esta frase que nos dijo a los hinchas en Neptuno, implica la importancia de la ilusión cimentada con trabajo. Simeone, tras eliminar al Chelsea de Mourinho de la Champions y pasar a la final: “Escuchen bien. Quiero contarles por qué ganaron estos chicos el partido de ayer. Porque jugaron con el corazón de todos ustedes”. Y sólo puede haber ilusión si hay pertenencia, “sentirse involucrado, que se entreguen a pleno por el proyecto”.
  5. Filosofía de la incomodidad. “Les resulta incómodo que seamos incómodos”. Esta sentencia sublima el #annoyomics de @ristomejide. Mientras Risto enarbola la molestia para ganar dinero, Simeone lo hace para huir del conformismo. Una vez me dijo Isidro Fainé, “la autocomplacencia es peligrosa”. El incómodo incomoda, el cómodo se confía. “A algunos les molesta que estemos vivos”. Esa molestia riñe con lo confortable, por eso el cholismo se encuentra a gusto en el reto, en el fango, porque “Si veo barro, me tiro de cabeza. Me gustan los desafíos en el mundo del fútbol”
  6. Lo mejor es enemigo de lo bueno. Siendo lo más lejano de mi propia filosofía, la frase cholista “prefiero jugar bien a jugar lindo” representa el fin de una era, la del fútbol precioso de toque del Barcelona y de la Selección, aplicado por Pep Guardiola en el Bayern, que ganaban jugando bien y lindo… hasta que se recrearon tanto en el cómo que olvidaron el qué. Simeone, en cambio, practica el liderazgo como practicaba el juego, “con el cuchillo entre los dientes”.
  7. Lo que se hizo quedó atrás. Ganar una Liga a los gigantes Real Madrid o Barcelona habría provocado euforia en muchos, y perder una final de Champions una semana más tarde frente al Madrid, habría conducido a la frustración a muchos también. La reacción del Cholo a ambos eventos ha sido la misma, porque “el fútbol siempre es el mañana”. Por eso, tras la final de ayer, su frase quedará para la Historia del management: “Este partido no merece una lágrima. Cuando uno de deja la vida, lo dan todo”.
  8. Conoce tus problemas. “Nunca se toca fondo. Se puede estar peor. Si sabes lo que pasa, puedes solucionarlo”.
  9. Inteligencia emocional y empatía: “No sólo el jugador debe entender al técnico. El técnico también debe entender al jugador”. El directivo que sólo da instrucciones sin escuchar a su gente está condenado a que no las cumplan, es un desmanager en potencia.
  10. La huella del líderComo dice FourFourTwo, Simeone ha moldeado el equipo a imagen y semejanza del líder, como ya hicieran Ferguson o Pep Guardiola. Escribió Mike Carson en “The Manager – Inside the Minds of Football’s Leaders” que estos líderes “imparten una suerte de huella – como el ADN- que está íntimamente asociada con su carácter, que conduce los comportamientos y el rendimiento de su equipo y lega un claro y definido legado”.

Por Francisco Álvarez Cano (@falvarezcano). Publicada en Eurity.

Usāma bin Muhammad bin `Awad bin Lādin (en árabe: أسامة بن محمد بن عوض بن لادن, ʾ), fundador y lider del grupo terrorista Al Qaeda (en español: la Red), presunto responsable de los atentados masivos del 7-A en Nairobi y en Dar es-Salam, del 12-O en Bali, del 11-S en Nueva York y Washington, del 16-M en Casablanca, del 1-F en Erbil, del 11-M en Madrid, del 24-J en Mosul y Baaquba, del 7-J en Londres, y de otros muchos con menos víctimas, ha muerto en su vivienda de Pakistan a manos de las fuerzas especiales norteamericanas, según anunció el pasado 2 de mayo el Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama. Lee el resto de esta entrada »

Mou y Los 300

Desde estas mismas páginas, y no hace mucho, crticamos al entrenador del Real Madrid José Mourinho, al que aquí llamaremos General Mou, por ejercitar el demanagement de las mouxcusas. Entendemos que es propio del buen gestor afrontar la realidad y buscar el sueño de mejorarla, en lugar de justificar su fracaso en lo accesorio.

Tras el primero de los cuatro clásicos que enfrentan al Real Madrid contra el Barcelona, y en medio de centenares de críticas a la gestión de Mourinho, hemos de hacer gala de objetividad y reconocer su excelente gestión, propia más de un general victorioso, seguidor de las enseñanzas de El Arte de la Guerra, libro milenario de Sun Tzu, que de un gestor huidizo que se refugia en vanas justificaciones.  

Ser objetivos es una cualidad distante del forofismo que hoy lleva a muchos de los críticos y también de los aduladores del General Mou. Nos postulamos como tales porque fuimos capaces de criticarle y hoy lo somos de ensalzarle, aunque por algo distinto, lo que no resta coherencia a nuestra objetividad. Dicho forofismo, en su vertiente crítica, dice del General tras la batalla de la liga, primera de las cuatro grandes gestas que definirán la supremacía de un ejército sobre el otro:

  • Que pareció asumir la mayor capacidad del enemigo tras la batalla anterior en que fue derrotado sin paliativos por éste, algo calificado (y no por cualquiera) de traición a la Historia del Real Madrid. Escuchemos al maestro Sun Tzu:

Se debe aceptar cualquier circunstancia a favor de nuestro ejército y poder manipular al enemigo, engañándolo y teniéndolo siempre confundido; si se está cerca, hacerle creer que se está lejos; al ser fuerte, parecer indefenso cuando somos más fuertes que él, para hacer que el enemigo se vuelva arrogante y pierda la batalla. (El Arte de la Guerra, capítulo 1)

  • Que no plantó cara al enemigo con sus mismas armas como hiciera en su anterior derrota, en el territorio hostil de éste, y a fuer de no hacerlo, pretendió ganar sin  luchar, y por ello no pudo aspirar a más que la igualada.

 Luchar y vencer en todas las batallas no es excelencia suprema, la excelencia suprema es vencer al enemigo sin luchar. (El Arte de la Guerra, capítulo 2)

Con respecto al arte de la guerra, existen cinco estrategias:

  • Considerar las medidas del campo de batalla
  • Calcular los recursos materiales
  • Contar los efectivos militares
  • Equilibrio de los puntos fuertes y débiles
  • Conocer las ventajas y desventajas para poder triunfar. (El Arte de la Guerra, capítulo 4)

En terrenos encerrados, hay que recurrir a estratagemas. (El Arte de la Guerra, capítulo 8, cuarta de las nueve variaciones)

Se debe acampar en lugares altos, de frente al sol, en una ladera soleada, de este modo, tu enemigo vendrá cuesta arriba. (El Arte de la Guerra, capítulo 9)

  • Qué cambió la disposición de su ejército para defender el ataque de su enemigo, al alinear en la zona central del campo de batalla, donde se deciden las grandes gestas, a un defensa de contención no creativo, como Pepe, en una suerte estratégica de trivote (que no tridente).

“Toda hueste puede resistir el embate del enemigo y permanecer inamovible. Esto se efectúa por maniobras ortodoxas y no ortodoxas.” (El Arte de la Guerra, capítulo 5)

Se puede estar seguro de tener éxito en los ataques con sólo atacar lugares que no están defendidos. Se puede garantizar la seguridad de la defensa con sólo sostener posiciones que no puedan ser atacadas. Por eso, el general es hábil en atacar, cuando el oponente no sabe qué defender. (El Arte de la Guerra, capítulo 6)

Lo cierto es que frente al General adversario, que venía de una de sus más brillantes victorias, y que pretendió repetir la gesta usando las mismas estrategias, el General Mou aplicó la gestión, tomando decisiones (incluida la de lanzar a las tropas germanas del Capitán Özil en el tramo final), aún con un ejército en inferioridad de efectivos, que recordaba al de Los 300 espartanos en La Batalla de las Termópilas,  que permitieron elevar la moral de sus tropas, pensar que son capaces de vencer, no una batalla, sino la guerra final. 

Y en el impasse aún restan dos de estas tres Guerras Púnicas: la Segunda, que vencida por los romanos en inferioridad, dio origen al término Mare Nostrum para referirse éstos al Mediterráneo, que bañará hoy el campo de Mestalla en la Guerra por la Copa, y la sangrienta guerra final en dos cruentas batallas por la Champions. Es entonces cuando habrá que juzgar a los generales y extraer oportunas lecciones de gestión empresarial, escritas hace milenios.

Por Paco Álvarez (@falvarezcano), socio del Atlético de Madrid.

Mi abuela,  en paz descanse, que jamás piso una escuela de negocios y  a duras penas sabía  leer y escribir siempre decía: “El que mucho abarca, poco aprieta”. Esta lección magistral de sabiduría popular castellana deberían aplicársela gran cantidad de desmanagers que se pasan el día “menudeando” y entrometiéndose en el trabajo de todo su equipo y que, sin embargo, abandonan sus labores de gestión, planificación , organización estratégica y, por supuesto, de formación.

 Desconfiad de todo aquel manager que siempre está muy ataredado para acudir a reuniones con instituciones, grandes eventos o por aparecer en los múltiples foros de su sector o tan siquiera para reunirse conproveedores o clientes. Jamás les veréis en unas jornadas formativas, en un master o en ningún congreso porque nunca tienen tiempo. Eso sí, saben perfectamente el precio de los bolígrafos y las grapadoras, manejan a la perfección la máquina del café y la fotocopiadora; y conocen al dedillo los movimientos de todos sus empleados. El árbol les impide ver el bosque.


Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 4.050 seguidores