Desmanagement

Posts Tagged ‘ESPAÑA

El problema endémico de España es su altísima tasa de paro. Aún cuando engancha ciclos de menor destrucción, o incluso de creación de puestos de trabajo, parece imposible bajar a medio plazo (al menos, dice el FMI, hasta 2018) de un 26% de desempleados, la mayor parte involuntariamente parados. Gente que quiere trabajar, pero no encuentra un trabajo. Una situación crónica, según informes prospectivos como éste de PwC con horizonte 2033.

Este problema no parece que pueda solucionarse con las políticas y acciones que se han llevado a cabo, ni por el lado del incentivo (por ejemplo, primas en la seguridad social a la contratación o formación bonificada), ni por el del desincentivo (como las reformas laborales que han flexibilizado el despido, reclamadas por los empresarios y ejecutadas por los gobiernos). Tampoco el país produce suficientes estímulos a la creación de empresas ni a laminar la burocracia y el desmanagement asociado a las duplicidades.

Es España un país de pymes y microempresas, donde las pocas empresas grandes que hay no crecen demasiado en proyectos, luego sólo van sustituyendo (cuando lo hacen) jubilados por jóvenes, en políticas perennes de crecimiento vegetativo. El auge de la automatización parejo a la tecnología tampoco parece ayudar, ya que es posible producir igual o más con menos empleados, situación que sólo la innovación podría paliar, y no parece que España esté en ese tren, o esté a esa velocidad.

¿Cuál es, entonces, la solución? Parece claro que se debería intentar un camino distinto para resolver el problema. El grupo político de moda, PODEMOS (@ahorapodemos) propone (ver programa) dos nada desdeñables: compartir trabajo y propiciar una renta básica de 650 euros para todos los españoles.

Si nos preguntásemos cómo un país como el nuestro, con buenas empresas, buenos trabajadores y una sólida estructura de servicios (turismo, hostelería, transporte, sanidad, etc) parece abocado a un paro nada friccional de una de cada cuatro personas, la respuesta es difícil. Explicaciones parciales (economía sumergida, falta de formación estratégica orientada al mercado, etc) o políticas (“esto es culpa de… poner PSOE o PP según el caso en la línea de puntos) no parecen rigurosas. No lo son, de hecho.

Quzá la única respuesta es que hay más oferta que demanda de trabajadores. O, lo que es lo mismo, más currantes que curro. Por esa línea, aunque con un mal ejemplo formal, parece que iba el presidente de la patronal, Juan Rosell, cuando dijo ayer esto

“En 1977 la tasa de actividad de las mujeres era del 28% y en 2012 es de 53%, con lo cual ha crecido en 25 puntos porcentuales”

Las manifestaciones de Rosell han sido fuertemente criticadas por inferirse de ellas que la mujer (o su incorporación al mercado) es la “culpable” del paro. Pero aparte del desafortunado ejemplo, también se puede inferir de lo que dice quien representa, se quiera o no, a una de las partes en materia laboral, la de los empresarios: que hay más currantes que curro.

Renta básica y partición de trabajo, sus implicaciones

Las dos propuestas de Podemos causarían un equilibrio que solucionaría el paro involuntario sin necesidad de volver las amas de casa (que no quisieran hacerlo) a sus hogares. La sucesión de acontecimientos, si este grupo político llegara a poder implementar sus propuestas (o sea, que ganase o formase parte del gobierno), y pudiese recaudar lo necesario para implementarlas (dos retos nada pequeños) sería razonablemente así:

  1. Implantación de la renta mínima de 650 euros mensuales por el hecho de ser español.
  2. Garantía de los servicios sociales del Estado de Bienestar (salud, educación, pensiones gratuitas y universales)
  3. Generación de derechos nuevos sufragados por el Estado de vivienda o transporte.
  4. La suma de las tres anteriores desincentivaría para trabajar a muy corto plazo a entre el 25 y el 29% de la población activa: por lógica, aquéllos que viven en zonas cuyo coste de vida -excluyendo vivienda y transporte- es inferior a esa cantidad, aquéllos sin ninguna carga económica previa -por ejemplo, los que tengan la vivienda pagada y no tengan créditos vivos-, y en general, aquellos cuyos salarios misérrimos -inferiores a 800 euros al mes- no les compensaran para trabajar, teniendo garantizados 650 euros sin necesidad de hacerlo. A medio plazo se incorporarían al grupo de “desocupados voluntarios”, entre un 10 y un 15% adicional de la población. Generando una clase social laboralmente activa (por razones de consumo y de deuda, especialmente) de entre el 56 y el 65% e la clase activa actual.
  5. De paso, se generaría a muy corto plazo el pleno empleo voluntario: todos los que quisieran trabajar tendrían ofertas de trabajo accesibles. Una situación muy diferente de la actual. Y una nueva clase social (similar, aunque distante de ella por recursos, a la jet set): los desocupados voluntarios. A Podemos tocaría lidiar las tensiones sociales entre ambas que a nadie pasan desapercibidas, pero nadie dijo que el reto no fuera complicado.
  6. Las implicaciones para la clase de trabajadores voluntarios serían, también, de lógica económica: habría más oferta que demanda laboral, luego, por la ley de la oferta y la demanda, a los trabajadores (y, especialmente, a los más cualificados), les llegarían ofertas de cambio de trabajo. Entraríamos en la competencia empresarial por el talento (inédita en grandes capas laborales españolas).
  7. Dicha competencia se traduciría en la laminación del desmanagement (la competencia por el talento exige talento directivo, ya que un desmanager que tiene 1.000 candidatos para sustituir cualquier puesto encubre su incompetencia sustituyendo al que gestiona y culpándole de su fracaso).
  8. También se produciría una notable inflación salarial, para retener el talento, y a la vez distanciar la oferta de salarios por trabajar de la renta básica por no hacerlo. Se pagaría más a los trabajadores que eligieran serlo, para incentivar que quisieran serlo. Dicha inflación salarial permitiría atraer talento de fuera de España, ante la situación de sobreoferta laboral y buenas condiciones. 
  9. Es decir, que por el lado positivo, la propuesta de Podemos (en este caso, la renta básica, y en una escala más atenuada, pero en el mismo sentido, la partición de los trabajos “compartibles”) ocasionaría el pleno empleo voluntario, la mejora en la calidad de gestión directiva y la notable mejora de condiciones laborales de los que eligiesen trabajar.
  10. Es cuestionable, por otra parte, que pudieran conseguir los fondos para llevar la propuesta a cabo; que no tuvieran que afrontar tensiones y envidias de los “trabajadores voluntarios” hacia los “desocupados voluntarios”; una nueva fragmentación de clases similar a la de las amas y amos de casa, y cierta (imposible de calcular) huida de las grandes empresas y capitales al exterior. Pero solucionando o gestionando estos retos, estamos probablemente ante la propuesta para acabar con el paro involuntario  más aparentemente plausible de las que se han hecho en democracia.

 

Anuncios

En el mundo empresarial cada vez escuchamos más anglicismos. Esta mala costumbre es utilizada habitualmente por jefes memos y pedantes. Entre las palabras anglosajonas más utilizadas se encuentra management, es decir, la gestión (¿tan difícil es utilizar el término español?). Esta manoseada y manida palabreja implica no sólo un conjunto de buenas prácticas, eficacia y profesionalidad sino que también implica toda una filosofía de trabajo en las empresas. Desgraciadamente en nuestro país muchas veces nos encontramos con lo contrario: el desmanagement, es decir el antónimo o la antípoda de buena gestión. Lee el resto de esta entrada »

Etiquetas: ,

Fernando Sánchez Dragó es un escritor controvertido por valiente. Se podrá estar de acuerdo con él o no, pero desde luego es brillante ydivertido. Dentro de la hipérbole dice grandes verdades. Se trata de uno de los intelectuales, tan frecuentes en nuestro país, aquejado de un mal muy común en todos ellos: su dolor por España. En esta entrevista con Jesús Quintero trata de explicar las causas que han llevado a nuestro país al caos,  la chapucería y el enfrentamiento constante.

remerosAl hilo del aparente fracaso inicial de la candidatura olímpica de Madrid 2016, viene a colación recordar una historia que vertebra esencialmente lo que es el desmanagement, las raíces de aquéllo en lo que este blog abunda:

En 2006, se celebró una carrera de remo entre empleados de una empresa japonesa y de otra española. Se dio la salida y los japoneses empezaron a destacar desde el primer momento, llegando a la meta con una hora de ventaja sobre el equipo español. La dirección de la empresa española analizó las causas de tan amarga derrota y advirtió que el equipo japones estaba compuesto por 10 remeros y un jefe de equipo, mientras que la tripulacion española la componían 10 jefes de equipo y un remero, por lo que se decidió adoptar las medidas adecuadas. Lee el resto de esta entrada »


Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 4.050 seguidores