Desmanagement

Archive for the ‘DESMANAGEMENT 2.0’ Category

Imagen del perfil en Twitter de Pedro J.

Imagen del perfil en Twitter de Pedro J.

La gestión de la crisis por parte de Unidad Editorial, provocada por la última carta publicada en El Mundo de Pedro J. Ramírez donde criticaba a su antes amigo Casimiro García-Abadillo,  se ha saldado con su despido. Bajo mi humilde opinión, no solo representa un error periodístico, si no también empresarial. Lee el resto de esta entrada »

Mucho se habla sobre el conflicto / guerra / operación antiterrorista o genocidio (según las versiones) que ha emprendido el ejército israelí contra la franja de Gaza. La mayor parte de opiniones y análisis responden a los medios y fines de esa ofensiva, cuestionándola o justificándola, con no pocos argumentos históricos, sociales, o políticos.

La visión que te propongo difiere de todas ellas, porque se basa en el riesgo reputacional para Israel, independientemente de lo justo o injusto, lo bueno o malo, de la realidad.

La buena o mala reputación se basa, efectivamente y en primer lugar en lo bueno o malo de los actos, pero no es menos cierto que el riesgo reputacional se genera a partir de lo bueno o malo de las percepciones sobre esos actos.

Así, la gestión de la reputación actúa sobre lo disonante entre lo real y lo percibido. Si una realidad mala se percibiera bien, conviene actuar sobre la realidad antes de que la información sobre esa realidad se traslade a lo percibido.

Pero, poniéndonos desde el punto de vista de Israel: si una realidad buena (como piensa Israel que es su realidad) se percibe mal (como es el caso indiscutible en gran parte del mundo), hay que actuar bien sobre la percepción, o bien sobre la realidad y la percepción para conseguir remediar el daño reputacional a largo plazo.

Para probar que se percibe mal Israel, quiero escoger (deliberadamente) dos fuentes próximas a sus puntos de vista: por una parte, Carlos Alberto Montaner escribe en el diario elmedio -próximo a las posturas de Israel- del “asesinato de la reputación de un país“; por otra parte, Israeltoday destaca así los últimos resultados del Nation Brands Index, según los cuales Israel es la marca peor percibida del mundo.

El estudio mide, como es habitual, hasta 50 países en función de los atributos con que son percibidos (turismo, exportaciones, gobierno, inversión e inmigración, cultura y patrimonio, y su pueblo) y el peso de dichos atributos en la reputación global. Para elaborarlo, realizan la media de percepción sobre estos atributos de cada país a partir de 20.000 encuestas.

Pues bien, si hemos de considerar indiscutible, dado que lo reconocen los defensores de Israel, la mala reputación del país, deberíamos fijarnos en la gestión que Israel está haciendo de ese riesgo. Y esa gestión es prácticamente imperceptible, luego cabe calificarla de no exitosa, por tres motivos.

  1. Los impactos negativos sobre Israel de las imágenes de los ataques no son prácticamente contrarrestados con imágenes positivas de Israel que permitan compensar el daño reputacional, sino que son, y en mucha menor medida, excusados con argumentos (como el de los escudos humanos) que vuelven a la opinión pública sobre el tema que les perjudica. La imagen resultante no es mejor que la anterior, luego eso desvela que la táctica es errónea. Y lo es porque responder lo negativo con negativo (clásica táctica del y-tú-más conduce a negativo al cuadrado). Pero en lugar de cambiar la táctica, inciden sobre ella.
  2. La realidad del método elegido para la acción militar no ha tenido en cuenta, evidentemente, este riesgo, sino solamente el objetivo militar en sí. La pregunta que sobrevuela es si era posible alcanzar la eficacia de sus objetivos con la máxima eficiencia reputacional, esto es, con el mínimo impacto negativo en el riesgo reputacional. Es obvio que sí, luego, de nuevo, existe un error de management respecto a este riesgo.
  3. El patrimonio reputacional de un pueblo víctima como el judío de la Shoá o exterminio nazi se está dilapidando por la idea de víctima-verdugo que trasciende en calificativos como genocidio para describir la realidad actual. La pérdida de este activo (en términos reputacionales) de ser considerados un pueblo víctima durante siglos por el antisemitismo podría desembocar (si no lo está haciendo ya) en un reverdecimiento de dicho antisemitismo, lo cual da idea de la naturaleza estratégica de un riesgo que n0 se está gestionando como debería.

 

Durante este año no hemos escrito ni una sola entrada en este blog, los acontecimientos han sido tan nefastos en cuanto a la gestión de la crisis económica, que hemos preferido que hablaran por si solos. Aún así nos gustaría, para seguir con la tradición, dar los premios al desmanagement a los dos colectivos que se lo han ganado a pulso: los políticos españoles y los banqueros.
Por el contrario el premio al manager del año se lo damos al Cholo Simeone, el argentino se hizo con las riendas de un atleti en coma hace un año y, con su tesón, fe, carácter y empuje, ha convertido a los rojiblancos en campeones de Europa League y de la Supercopa de Europa con una brillante y apabullante victoria sobre el todopoderoso Chelsea.
Esperamos que 2013 sea un año mejor para todos y que tengamos tiempo para escribir alguna entrada, si es posible con alguna buena noticia, mientras tanto mis mejores deseos a todos nuestros lectores, amigos y managers (que haberlos haylos). Para los desmanagers, paro y su merecido.

Este país nunca se ha caracterizado por su buena educación y ni mucho menos por su profesionalidad. Si a estos males endémicos del pueblo celtibero, se le une la crisis económica, la situación empieza a hacerse bastante insoportable.

Centremos el toro y entremos a matar. Últimamente me encuentro con individuos e individuas que no responden a los correos electrónicos, y no me refiero a spam o a correos masivos, me refiero a correos dirigidos con educación e individualizados, con propuestas o solicitudes de información en el plano profesional a personas que conozco y que me conocen. ¿Se imagina que va por la calle y le saluda un conocido y usted ni siquiera se digna a responder? El periodista, Carlos Salas, en su libro “Las once verdades de la comunicación” , es muy claro en este sentido: “La política de una empresa debería obligar a todos a responder un correo en 24 horas. Una respuesta rápida es sinónimo de eficacia y buen servicio. […] En España se descuida mucho este detalle, del mismo modo que no responden cartas normales en papel. Es un signo de mala educación, pero a casi nadie le importa. En otros países, como Alemania, se considera una falta gravísima”. Pero, oigan, en esto Spain también is different. Lee el resto de esta entrada »

Tras años remoloneando y animado por mi amigo y compañero de blog, Paco Álvarez, este verano he decidido leer “Los Pilares de la Tierra” de Ken Follet. ¿Qué tiene que ver Ken Follet y este libro con el Desmanagement? Pues algunas cosas. De todos los libros buenos uno puede extraer lecciones sobre muchos aspectos de la vida y de este me quedo con una breve y sencilla descripción de Philip, el prior de Kingsbridge, como “gerente” de su convento:

“Pese a todo, trabajar con Philip resultaba muy satisfactorio. Sus ordenes eran claras, dejaba a Jack en libertad para tomar sus propias decisiones y jamás culpaba a sus servidores de sus propios errores“.

Parece sencillo ¿verdad? pero para muchos desmanagers es una auténtica quimera.

Otra lección que nos encontramos en el libro en boca del prior Philip es la siguiente:

“Reza para que se realicen milagros, pero planta berzas”

Algo así como la máxima latina “ora et labora” o el más castizo “tú fíate de la virgen y no corras”.

Ilustración: @milanrubio

Este breve croquis de opiniones y opinadores permite hacerse una idea de en qué medida la Sociedad General de Autores y Editores, en estos tiempos señalada por corrupta, ha sido capaz de algo inaudito: poner de acuerdo a todo el mundo, aún los irreconciliables entre sí:

Lee el resto de esta entrada »

Entonces el faraón dijo a José: —En mi sueño yo estaba de pie a la orilla del Nilo.

Y he aquí que del Nilo salían siete vacas gordas de carne y de hermoso aspecto, y pacían entre los juncos.

Pero he aquí que otras siete vacas subían detrás de ellas, delgadas, de muy feo aspecto y flacas de carne. Jamás he visto otras tan feas como aquéllas en toda la tierra de Egipto.

Entonces las vacas flacas y feas devoraron a las siete primeras vacas gordas.

Estas entraron en su interior, pero no parecía que hubiesen entrado en ellas, porque su apariencia seguía siendo tan mala como al comienzo. Y me desperté.

Ayer se publicaron los test de estrés de la Autoridad Bancaria Europea (EBA), en los que se puso de manifiesto por sus trampas, que describo en Eurity, una nueva tropelía de nuestros socios y, sin embargo, adversarios en el camino de la recuperación de la crisis.

De todas las emboscadas que nos tienden cada vez que parece que los españoles podemos levantarnos (y ahora, a las puertas de un verano con turismo, y de la salida a bolsa de varios grupos de Cajas de Ahorros), me llama la atención por su vertiente bíblica la de no incluir en la nota de los test de estrés los fondos que acumulamos en época de vacas gordas.

Como Mourinho, no cabe sino preguntarse, de nuevo ¿por qué? Excluir las provisiones anticíclicas del Banco de España, por la única y exclusiva razón de que sólo se hacían en España, viene a ser como negar a Dios, cuando inspiró a José para interpretar el sueño del faraón: acumula trigo en época de vacas gordas para cuando lleguen las flacas. ¿Por qué un test de resistencia a la crisis obvia 16.000 millones de grano guardado en los graneros egipcios para las vacas flacas?

Sólo cabe responder con el qui prodest? ¿A quién beneficia que cinco Entidades españolas suspendan el improbable escenario convenientemente estresado? ¿Por qué ese escenario estresa las situaciones que le vienen mal a España y no estresa el riesgo soberano que le viene mal a Alemania por sus posiciones en deuda griega, irlandesa y portuguesa? ¿A quién le viene bien que nuestros diferenciales con ellos sigan disparados, que nadie mire hacia sus bancos podridos y capitalizados con hasta 10 veces el dinero público puesto (prestado) por el Tesoro Español?

Y, sobre todo, ¿quien osa ofender a Dios? Babilonia, siempre Babilonia.


Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 4.050 seguidores