Desmanagement

El desmanagement de la loncha de queso

Posted on: 11 febrero 2010

Han despedido a una empleada del Mc Donalds que osó poner una loncha de queso de más en un Big Mac. Esa loncha deja al descubierto la estrategia de gestión del imperio de comida rápida: el management de la loncha.

Uno presume que en la compleja capacidad técnica del junior que cambia la gorra tras seis meses de duro entrenamiento en letrinas, asciende a servicio al cliente, con lo que no cambia mucho su interlocución, aprende a economizar verbo en las órdenes sincronizadas de “macmenú no pepinillo patatas medianas cola light”, mientras teclea con la izquierda y con el rabillo y se percata de uno que cae, la carrera deslumbrante prosigue en esa cocina de lujo, de especialista, new age, de cuatro productos, donde se adereza esa mínima suela de carne de vaca, en la foto parece más grande, ¿si?, con ese doble pepinillo –sin pepinillo, inútil–, con esa hoja y cuarto de lechuga y ese tomate cortado en juliana fina, 32 lonchas que salen nada menos por tomate medio, y otro pan, y otra vez, y sin pepinillo, salsa y cierra con sésamo y pan, y a 25 patatas la palada, a derecha en bandeja –a tu derecha, inútil-, y esa sonrisa y ese gracias por comer con nosotros, tres minutos, mierda, se te cae un vaso, vacío, menos mal –descontado de tu sueldo, ¿el vaso?, cobramos por el vaso miserable, el líquido no cuesta nada, pero…, ni pero ni pera, te falta uno, mascalmendras, degradado y te quitamos lo del vaso, a la próxima a la calle-.

Y de nuevo a letrinas, y luego esa obsesión, ese entrenamiento con el cazo a la patata, 23, 26, 21, 25 al fin de una palada, esas horas extras, esa doble mano trabajando, ese guante que falta, y de nuevo, la oportunidad, y dos minutos veinte, casi, lejos queda ese puesto de jefe de equipo. Ése que te mira, ¿por qué? ése lo consiguió, es el referente, el líder, el “dos minutos macmenú”, da igual todo lo demás, bueno, también hay que ser un poco hijo-de-puta, o hijo-de-patata, que da lo mismo, y te mira, y apunta en ese walkie-talkie, ¿qué apunta?, y luego se va el cliente, y gracias-por- comer-con-nosotros, y te llama el team-leader, y señala al queso,

¿no pusiste?

Sí pusiste, dos doce, ya queda menos, y sprite, y pajita y ahí están las servilletas, y que no quita el dedo del queso, qué pasa, qué queso,

sí pusiste. Tres lonchas, inútil,

extra de queso

¿Qué te pidieron?

Un Big-Mac

¿Cuántas lonchas tiene un Big-mac, inútil?

Dos

¿Cuántas lonchas tiene un Cheese Burger, desgraciao?

Tres

se me pegó,

¿se te pegó? ¿se te pegó el cerebro? ¿tu crees que somos ricos?

Era para un compañero… Pagó el Big Mac…

¿Pagó el Big-Mac o pagó el Cheese Burger, cabezabuque?

Pagó el Big Mac.

De tu sueldo la diferencia.

Y a la puta calle. El management de la loncha, la eficiencia, la estructura, el ejemplo, hay más, y si no no hay mac-index, el mejor indicador de inflación comparativa mundial, el precio eficiente y ajustado, el margen que se rompe por la loncha.

Anuncios

1 Response to "El desmanagement de la loncha de queso"

Jajaja, ¡qué grande este post! Queremos otro sobre el daño que puede hacer una loncha de queso de más en la imagen y reputación de una multinacional de comida rápida (si es que tiene) …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 4.050 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: