Desmanagement

El desmanagement del alacrán

Posted on: 16 noviembre 2009

La realidad y sus cambios, el “ser” y el “no ser” filosóficos, a veces dan oportunidades a la filosofía de demostrar su verdadero valor. El caso del pesquero Alakrana es un ejemplo palmario de esto:

  • los kantianos, que quisieran que cada comportamiento fuera norma universal y ésta fuera el patrón de todas y cada una las decisiones, reconocen cariacontecidos que debe primar el Estado de Derecho (un derecho más, el del Estado, que contrasta con el de los mares) sobre el gran Derecho, el de la Vida y su preservación.
  • Los benthamistas, los utilitaristas, y aún más, los seguidores del padre de la filosofía de la Libertad, John Stuart Mill, pensamos siempre en ese principio que no falla, que estará bien aquello que dé mayor felicidad a mayor número de personas, y mal lo que dé mayor dolor a un mayor número de personas.

Los posibilistas buscan conjugar ambas cosas.

Los sofistas se preguntan por qué trajeron a España a los piratas.

Los socráticos les responden que por fidelidad a la ley, que no a la justicia.

Y Nietzsche abogaría por ser más personas y abolir a tantos ídolos con pies de barro, por convertir al camello en león, y al león en niño. Por liberar a nuestros compatriotas.

En cualquier caso, apasionante dilema, con el contrapunto trágico del dolor de las familias. Un dilema ético, y también un dilema de gestión, de desmanagement puro, pues todas las opciones tienen un lado malo, y de management de calidad, pues todas las opciones tienen un lado bueno y mucha repercusión. Quizá haga falta un poquito de filosofía del management para sacar del atolladero a los que hayan de tomar la mejor decisión.

Anuncios

1 Response to "El desmanagement del alacrán"

El problema del posibilismo es que conduce al relativismo. La esencia del Derecho es el cumplimiento de la ley y sin su cumplimiento se producen antecedentes muy peligrosos. Esta es mi opinión desde un punto de vista jurídico. Desde el punto de vista de la gestión de esta crisis y su desenlace hay que ver el coste de la operación por parte de las arcas públicas y compararlo con la gestión de Japón en la crisis de sus secuestrados en Irak, donde el Estado ayudo a su liberación financiando el pago pero no a fondo perdido, ya que la responsabilidad última es de los armadores que creo que no actuado como buenos managers al sacar el barco de la zona de protección, por un lado; y por otro lado a nuestro gobierno que debería haberse gastado el dinero en proteger mejor a nuestros pesqueros con infantería de marina como así lo hace nuestro vecino francés.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 4.050 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: